A Daniel lo mueve la pasión

Si por él fuera nos convocaría una mañana cualquiera y nos invitaría a que en un solo acto hiciéramos todas las transformaciones que fueran necesarias para que, a partir del día siguiente, pudiéramos vivir en un país más democrático, en paz,  justo, competitivo, de iguales, etc., etc.
Una inusual fuerza interior acompaña su vida, es un auténtico animal político, pero sobre todo es un hombre lleno de buenas intenciones que quiere emplear su capacidad de liderazgo para que entre todos construyamos un mejor país.
Se la jugó a fondo por el proceso de paz, aunque debo decirlo, todo en lo que Daniel mete la cabeza, mete el corazón, su piel y toda su energía. La pasión le alcanza para luchar contra la naturalización que hace la sociedad del homicidio, para ser activista medio ambiental, para proponer transformaciones profundas en la educación y, en general, para todo aquello que la sociedad requiera luchar en su transformación.
Daniel es un defensor de la vida, del estado de derecho, del monopolio de las armas por parte del estado, pero sobre todo es un convencido de que la raíz de mucho de nuestras dificultades nace de las profundas desigualdades de la sociedad, y por lo tanto,  que su labor de la Cámara estará orientada a cerrar esta brecha.
Es un buen hombre, honesto y fiel a sus principios, yo se que Antioquia toma la mejor decisión llevándolo a la Cámara.
Es el 110 de la Lista de la Alianza Verde #UnNuevoAire
Compartir: