LOS CREYENTES MANIPULADOS POR EL CENTRO DEMOCRÁTICO

Monumento sobre la tumba, recuerda, añora, pero son los ángeles de mármol y piedra esculpida, los que cantan en ese silencio, los que quedan llorando cuando me alejo… Me sorprende y tocan la fibra del alma, por eso casi no voy a los sepulcros no porque quiera olvidar sino porque esa recordación contrista mi ser; me sumo a todos los que creen que “La Vida Es Sagrada”, desde el primero de quien supe, de niño, en la casa, en la escuela, en la iglesia, en los mandamientos hasta el más actual y último que es de quien predico, el Dios de los creyentes en “la palabra”; la Biblia.

 

Para los creyentes en El Mesías de la vida, en Jesucristo y en temas de fe, es imposible hacerlo de lado porque Él es el verbo, principio y fin, donde la doctrina demuestra que “la palabra” es la que trae el poder desde la creación en Génesis 1:26 : “Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree…”, hasta en apocalipsis 22: 19 : “Y si alguno quitare de “las palabras” del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida…” siendo pues del creyente la potestad de decretar con palabra profética, de sanidad, entre otros, el suministrar “la palabra” sin contaminante, a tiempo y destiempo, como una mamila al crecimiento espiritual, como un manantial de vida.

 

Y es aquí desde donde parte la manipulación que se desentendió de la realidad del Dios del amor; al tenebroso castigador vengador de los libros históricos, punto de partida de los timadores. Desde los púlpitos llega a las feligresías la manipulación de líderes que con cantidad de argucias de luzbel contando con asesoría de expertos internacionales contratados para desinformar, llevan un mensaje engañoso sacado de contextos poniendo a Dios a decir cosas que no aparecen ni en la Biblia. La política de odio y del miedo que contiende con “la palabra creadora” tuerce el mensaje al punto de poner frente a los creyentes salvadores actuales, de carne y hueso, ungidos y Mesías terrenales.

 

El Centro Democrático en cabeza de Álvaro Uribe Vélez, realizó su convención 2017 preparando terreno para las presidenciales del 2018 usando la Misión Carismática Internacional como parlante ante los cristianos que reciben el mensaje y dicen: “amén” de creer que el Dios de los evangélicos esté de acuerdo con que el enemigo de la paz y la vida, aquel que quiere continuar con la guerra, tenga la investidura como ungido y salvador, este malvado ser, el más investigado delincuente de cuello blanco…  ¿Será el Mesías colombiano?

 

Quinientos años han corrido entre la inquisición, Martin Lutero y nuestros días y  hemos sido formados en paz y amor desde lo sublime a lo humano que “si dice que ama a DIOS y no ama a su hermano es un mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿Cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” Y en los rituales damos la paz y en otros la koinonía[i] como en la unanimidad de estar juntos en un mismo sentir espiritual.  Así se consigue que Jesucristo entre y habite en el corazón. Y fuimos advertidos que vendrían mesías, que en Su Nombre harían milagros, sacarían demonios y hasta resucitarían muertos, pero más triste que sin hacer  milagros Uribe haya logrado tal espacio.

 

Entonces ¿A Quien creerle?

 

La palabra dice: Prov 1-7 : “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová: Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” Prov 1-10: “Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas”. Prov 1-15:  “Hijo mío, no andes en camino con ellos; Aparta tu pie de sus veredas”.

 

Al principio hablé de los sepulcros y antes del fin los traigo: la tumba no recuerda quien murió sino quien vivió y lo mejor sería no tener que recordar que vivió sino tenerlo entre nosotros. No más sepulcros por violencia. La Vida Es Sagrada y es de Dios el respeto por la vida en todas sus manifestaciones, el agua, las plantas, animales y vos que estás leyendo.

 

El Centro Democrático como organización delincuencial que avala a quien llegue a sus toldas, a combatir compatriotas que buscan la paz, es anatema por el uso de los recintos sagrados para engañar. Tómese por un creyente manipulado si es de los que aún lleva la Biblia debajo del brazo y no la lee, si peca de pensamiento, palabra, obra y omisión y si apoya a alguien porque el pastor o el sacerdote le dijo sin discernir “La palabra” y sin estudiar el prontuario, pues sépalo que está en pecado.

 

Juzgue usted que conviene al país seguir guerreando porque Uribe lo dijo o apoyar la paz porque el Dios de la biblia lo dice. ¿A que dios sirves?

 

[i] La koinonía es un concepto teológico que significa comunión. Como tal, se refiere a la comunión eclesial y a los vínculos que esta genera entre los miembros de las iglesias cristianas y Dios. (Nota de redacción)

Cristiano evangélico
Compartir: