“Ni por las guamas me voy del Centro”. Sergio Restrepo

El pasado 30 de marzo Sergio Restrepo fue notificado de la decisión que había tomado la junta directiva del Teatro Pablo Tobón de relevarlo de su cargo como director. Paradójicamente la decisión fue motivada por el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, quien ese mismo día, presentaba a la ciudad “el Plan del Centro” vistiendo una camiseta amarilla que decía: “Caminá pal Centro”, una propuesta y una consigna lideradas por el propio Sergio Restrepo.

 

Ya que no entendemos las razones de esta decisión del alcalde y nos preocupa el futuro de este espacio, de sus procesos y redes que han participado en este increíble proceso cultural, quisimos hablar directamente con el propio Sergio para que nos explicara. Aquí están nuestras preguntas y sus respuestas.

 

Jhon Hélber Rodríguez: ¿Por qué te retiraron del cargo de director del Teatro? ¿Quién o quiénes dentro de la junta directiva estaban inconformes contigo y por qué?

 

Sergio Restrepo. La razón por la que salgo del Teatro Pablo Tobón, y la junta así lo decidió, es que me niego a dejar de ser Sergio Restrepo y creo que eso ha causado incomodidades. La junta considera que el Plan Estratégico: “El Teatro Pablo Tobón, un centro cultural de puertas abiertas” que empezó en el 2011 y termina en el 2021, es un plan estratégico adecuado y que ha cumplido su gestión en un 70%, pero a la fecha de hoy quieren algo más, a alguien más cómodo y políticamente correcto seguro para ellos y está bien, eso es un acto de claridad. Creo que se han molestado por las actuaciones y posiciones que tengo como ciudadano. Lástima que sea así y no era así cuando en campaña estaba Federico Gutiérrez presentando su nombre hacia la Alcaldía de Medellín en los espacios del teatro.

 

JHR: ¿Por qué, si el teatro es una fundación, es decir una entidad privada cultural, termina la Alcaldía y la Gobernación tomando las decisiones más importantes en el teatro y no el mismo sector cultural?

 

Sergio Restrepo. La Fundación Teatro Pablo Tobón Uribe tiene una junta directiva constituida por cinco miembros: el alcalde o su delegado, que en este caso es Amalia Londoño; El gobernador o su delegado que en este caso es Isabel (Isabel Cristina Carvajal Zapata), la Directora del Instituto de Cultura y Patrimonio; el Director de la ANDI, Juan Camilo Quintero; la Presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas que es Francoise Coupé y se escoge un miembro de las cajas de compensación que es Comfenalco y la delegada es Gloria Jaramillo. Como invitada permanente a la junta está Helen Restrepo, que es la ex directora del teatro. Fue el alcalde quien presentó la propuesta de cambio de director del teatro y previamente había conversado con Gobernación y con Comfenalco, por lo cual la mayoría ya era inminente y se determinó que por consenso se desarrollara el cambio del director del Teatro Pablo Tobón y vendrá alguien más a continuar el plan estratégico.

 

JHR: ¿Qué va a pasar con los espacios para esas voces alternativas y divergentes al modelo de desarrollo de la ciudad que habían encontrado en el Teatro un espacio de encuentro? ¿También van a ser despedidos?

 

Sergio Restrepo. Esa pregunta no la debo contestar yo, la debe contestar el próximo director o directora del Teatro Pablo Tobón Uribe que será nombrado por la junta. Creo que el pensamiento divergente es absolutamente necesario dentro de los equipos y dentro de las organizaciones. Si eliminamos el pensamiento divergente lo que va a suceder es que vamos a seguir un solo camino y es un camino hacia la desesperanza, la perdición, el unanimismo y definitivamente nadie podrá decirle al emperador que no tiene traje y que está desnudo aunque todos lo aplaudan y, creo, es más o menos lo que está pasando.

 

JHR. ¿Qué debemos hacer desde la ciudadanía para que el Teatro Pablo Tobón y sus apuestas continúen en vez de que desaparezcan?

 

Sergio Restrepo. La manera de proteger, abrazar y acompañar al Teatro Pablo Tobón Uribe es muy sencilla: es habitar el espacio, no irnos de la Glorieta de la Vida, mantener los programas, que no se vayan los colectivos y de alguna manera acompañar y abrazar al director que llegue para que con sus propias ideas y las que crea que son buenas y adecuadas, mantenga el rumbo del teatro. Es importante no abandonar el plan estratégico que está planteado y va hasta el 2021 y lograr que el teatro se constituya en ese centro cultural de puertas abiertas que ya empieza a ser. Es muy importante que la ciudadanía tome el teatro como propio, que los vecinos, los colectivos, los artistas, los empresarios, cada uno de los ciudadanos y las organizaciones que han hecho parte de este proceso lo defiendan y acompañen a la persona que venga a guiar el teatro.

 

JHR. ¿Ha generado esta administración una crisis en el sector cultural de Medellín como plantean algunas personas?

 

Sergio Restrepo. Yo creo que el malestar en la cultura sí existe pero no es responsabilidad de esta administración. Creo que la estructura de la Secretaría de Cultura Ciudadana ha crecido administrativamente tanto y operativamente tanto que se convirtió en una máquina que va moliendo lo que le pongan al frente. Lastimosamente abortaron el proyecto de “Medellín un gran escenario” que era una especie de organización adjunta a la Secretaría de Cultura que se encargaba de operar cada uno de los edificios e infraestructura cultural de la administración municipal y cada uno de los que tiene la administración municipal: los ocho parques biblioteca, la responsabilidad que le corresponde a la Secretaría de Cultura en las 20 UVAS, el Sistema de Bibliotecas, las casas de la cultura, las tres casas de música, los centros culturales como Moravia, la Casa de la Lectura Infantil o el Teatro Lido, los teatros al aire libre de Pedregal y Carlos Vieco y los nuevos teatros que están en los parques biblioteca. Definitivamente esto, sumado a los eventos de ciudad que son también muchos: Festivas de Tango, Feria de Flores, los tres eventos del libro, cada uno de los eventos en los momentos importantes del año como navidad y vacaciones, se convierten en una sumatoria de eventos realmente inmensos que hacen que la Secretaría de Cultura Ciudadana escasamente pueda operar la máquina y el trabajo que están desarrollando.

 

Haber eliminado “Medellín un gran escenario” creo que fue un error. Habría que haber hecho el control político, administrativo y fiscal necesario, pero a mi me parece que hoy la Secretaría, y no es un problema de esta administración es un problema que hemos construido colectivamente y del cual somos responsables todos, se ha convertido en un operador que compite con el resto de las organizaciones sociales y culturales.

 

Cultura también tiene que cargar con otras responsabilidades que son complejas, yo diría muy complejas, como por ejemplo que la Alcaldía haya tomado la determinación de empaquetar los contratos del INDER, de Presupuesto Participativo, de Jornada Complementaria, de Educación, Participación, Juventud y, lastimosamente, gran parte de los que operaban estos contratos eran pequeños pero muy valiosos en su impacto y en su realidad, eran operados por las entidades culturales de base y de cada una de las comunas de Medellín, hoy están siendo operados por grandes operadores, en la mayoría de ellos estatales que en algunos casos son lentos y costosos.

 

JHR. ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Dónde te ves? ¿Por qué has dicho que ni por las guamas te vas del centro?

 

Sergio Restrepo. El Centro es el barrio de todos, es la ciudad de siempre, desde que se fundó Medellín hasta hoy, esa ha sido la ciudad y permanece y resiste a las dificultades.

 

Es un centro habitado, es un centro vivo, un centro donde la cultura está presente, donde los jóvenes están presentes y donde definitivamente la ciudadanía se ve reflejada. Hay problemas, claro que sí, hay problemas como en toda la ciudad y el país pero el Centro es definitivamente un espacio vital e importante. Sin el Centro de Medellín el Valle de Aburrá no tiene un equilibrio natural y el Centro es producto de la realidad del valle entero. Yo planteé que no me pienso ir, que ni por las guamas me voy a ir del Centro, estoy trabajando en diferentes proyectos en el Centro de Medellín y pienso seguir haciéndolo y es un ejercicio ciudadano para el cual no necesito cargo ni permiso. De igual manera sigo siendo el director cultural de Otraparte, de la Casa de Fernando González.

 

Comunicador social-periodista
Docente universitario
Persigo la utopía porque me hace caminar
Compartir: